martes, 16 de diciembre de 2014

Cuando te pido que me escuches

Cuando te pido que me escuches y tú comienzas a darme consejos, no haces lo que te pedí...

Cuando te pido que me escuches y tú me dices "por que no debo sentirme así", estás pisoteando mis sentimientos...

Cuando te pido que me escuches y tú sientes que debes hacer algo para solucionar mis problemas, me has fallado, aunque te parezca extraño...

Quizás sea por eso que algunas personas buscan la oración...

Porque Dios no da consejos, ni trata de arreglar las cosas...

Solo escucha y confía en que sólo yo, trataré de arreglarlas por mi mismo...

Entonces por favor, sólo escucha y óyeme...

Y si tu quieres hablar, espera unos minutos que llegue tu turno y te prometo que yo sí te escucharé, seguro que así será... Te lo prometo.

Desconozco su autor


Cuando....

Cuando quieras dejarte caer muerto de cansancio.

Cuando descubras que se van deshojando de a poco tus mañanas.

Cuando veas que no puedes parar el tiempo junto a alguien a quien amas.

Cuando te sientas extranjero en este mundo donde has nacido.

Cuando veas que todos te miran y pasan, ignorando tu dolor.

Cuando tu soledad reclame a gritos a un amigo y no aparezca.

Cuando el invierno llegue hasta tu puerta y sientas frío y queriendo escapar ¿Regresas otra vez al mismo sitio?

No te turbes. No pienses que estás muerto estando vivo. No siempre el que sonríe, recoge a cada paso una sonrisa.

No siempre es menester que finjas alegría, muchas veces llorando te encuentras a ti mismo.

Ten presente que siempre hay un tiempo y un lugar para ser feliz. Nunca es tarde para empezar, si así lo quieres.

Si te convences de que no es tan malo caer. Lo malo es no haber aprendido a levantarse.

No importa tanto triunfar siempre. Es importante tener siempre nuevas fuerzas y una fe incansable que anime para luchar y querer vencer.

Solamente quien ha enfrentado dolor en su vida puede hablar de coraje. Es algo que está dentro de cada uno y que transforma las acciones en hechos heróicos o nos convierte en cobardes...

Desconozco su autor