sábado, 10 de enero de 2015

El amor

Una palabra tan sencilla de pronunciar, y tan difícil de demostrar, y de llevar a la práctica.

Una palabra que para algunos no significa nada, pero para otros significa darlo todo sin esperar nada a cambio.

Una palabra que más que un sentimiento, es un don, que Dios nos dio a todos para poder hacer milagros y dar esperanza, claro, pocos lo han descubierto, pocos se han dado cuenta que solo es cuestión de buscarlo en su interior, que no necesitan dinero para tenerlo.

Esa palabra que a los desolados y desahuciados les da consuelo y esperanza, ese sentimiento que es eterno y que no hay poder humano que lo destruya.

Ese sentimiento por el cuál muchos han dado la vida, ese sentimiento que deja el egoísmo y la envidia a un lado.

Ese sentimiento que muchos anhelan y pocos tienen.

Si tú tienes ese sentimiento cuídalo, siémbralo y protégelo contra toda tempestad.

Desconozco su autor

Imperfección

Yo sé que no soy perfecto ni tampoco me siento perfecto...

Tengo la certeza de mi imperfección y procuro superarla.

He cometido numerosos y crasos errores, seguramente seguiré errando pero nunca cometeré el mismo error dos veces...

Sé que a medida que deje de equivocarme me iré perfeccionando... porque mis errores, en lugar de rebajarme, me enaltecen.

No procuro evitar equivocarme porque sé que solo quien vive está propenso a equivocarse...

Mi intención consiste en asimilar la enseñanza que todo error trae consigo.

Muchas veces no actuamos para evitar fallar... y al hacerlo evadimos la responsabilidad de vivir.

Vive, arriésgate a cometer errores y aprende siempre de ellos, es la mejor manera de adquirir sabiduría.

Desconozco su autor