jueves, 22 de enero de 2015

Tú eres

Fuerte...
cuando a tu pena le enseñas a sonreír.

Valiente...
cuando te sobrepones a tus temores
y enseñas a otros a hacer lo mismo.

Feliz...
cuando ves una flor y agradeces el milagro.

Amoroso...
cuando tu propio dolor no te ciega
para ver el dolor de otro.

Sabio...
cuando conoces los límites de tu sabiduría.

Sincero...
cuando puedes admitir que a veces
te haces trampa.

Vivo...
cuando la esperanza del mañana
significa más que tu error de ayer.

Libre...
cuando tienes control de ti mismo
y no deseas controlar a otros.

Honorable...
cuando te das cuenta que tu honor
es para honrar a otros.

Generoso...
cuando puedes tomar tan dulcemente
como cuando das.

Humilde...
cuando no sabes cuán humilde eres.

Considerado...
cuando me ves tal cual soy y me tratas
con naturalidad.

Piadoso...
Cuando perdonas en los demás las faltas
que condenas en ti mismo.

Hermoso...
cuando no necesitas más de lo que tienes.

Desconozco a su autor

Si alguna vez te sientes solo

Si alguna vez te sientes sólo y no sabes qué hacer, mira al cielo y busca una estrella y así nunca más te sentirás en soledad pues tendrás a tu alrededor a millones de estrellas que son esas personas que sintieron lo mismo que tú.

Si alguna vez sientes ganas de llorar, llora, deja salir tus lágrimas y con ellas todas las cosas que te hacen sentir mal; no dejes que se acumulen en tu ser, porque solo darán paso a otro tipo de sentimientos que te hieren aún más.

Si alguna vez te sientes mal contigo mismo, busca en lo más profundo de tu ser, date cuenta de que nadie es perfecto, tampoco tú, pero aún con todos tus defectos y cualidades, eres una persona única en el universo, por eso eres especial.

Si alguna vez sientes que nadie te quiere, olvídalo, pues eso no es cierto; si te encuentras en esta tierra es porque alguien lo quiso así, Él te hizo único y especial, hay personas a tu alrededor que te quieren, aunque a veces estamos ocupados en nuestros problemas y no les abrimos las puertas de nuestro corazón para demostrárnoslo.

Si alguna vez necesitas de alguien que te comprenda, que te escuche, que te ayude, en fin, si necesitas de un amigo, quiero que sepas que cuentas conmigo para que nunca te sientas sólo, para que llores en mi hombro, para hacerte sentir bien y sobre todo para demostrarte cuánto te aprecio... y quiero.

Desconozco su autor