viernes, 23 de enero de 2015

Amigos de verdad

¿Por qué es importante tener amigos de verdad?

Hay preguntas tan fáciles que a veces no se cómo
responder, porque me faltan palabras. O quizá me sobren.

Un día me encontré con el mar, y nos quedamos
charlando. Le pregunté sobre mi duda, pero él
seguía a lo suyo, yendo y viniendo.

Cuando me alejé de él, para volver a la vida de cada día,
los ecos de nuestro encuentro resonaban en mi corazón.

Me volví hacia donde estaba, y sus palabras se grabaron en mí:

"Necesito ser transparente,
me decía, porque quiero que disfrutéis de mi fondo.

Las maravillas que hay dentro de mí,
son para vosotros, por eso cuando aparece la basura,
me tapa, me oculta, no soy yo.

Necesito las rocas,
quiero chocar contra ellas, quiero que me devuelvan
a donde vengo, pero distinto; con cuanta más fuerza, mejor.

Luego mis aguas se remansan mucho más tiempo
y llegan más lejos.
Y qué me dices de la brisa, parece que no se nota, pero está ahí.

Es la caricia de mis aguas, es la que me hace ser diferente
cada día aunque mis aguas lleguen siempre al mismo sitio.

La brisa me hace sentir cada momento como una oportunidad
nueva, cada una de mis pequeñas olitas que ves a lo lejos, 
es la sonrisa de sentirla cerca.

Por último está la playa.

Ahora soy yo quien acaricio, me llevo pequeños recuerdos
y ella también hace sus hoyos para quedarse con alguna
parte de mí; y nos mezclamos, cada vez que caigo en ella,
parece que allí me quiere atrapar, pero siempre me suelta...

Cada una seguimos nuestros caminos
y mientras ella parece inmóvil, yo me llevo
alguna de sus arenas a lo largo del mundo.

Mira el horizonte allí te está esperando siempre
un nuevo día, un nuevo amigo, una nueva vida…"

P. Benigno Álvarez