jueves, 16 de abril de 2015

Aprendamos a ser cariñosos con nuestra mente

No nos odiemos por tener pensamientos negativos.
Podemos considerar que estos pensamientos nos "construyen", y no que nos "derriban".

No tenemos por qué culparnos por experiencias negativas.
Podemos aprender de ellas.
Ser cariñosos con nosotros mismos quiere decir dejar de culparnos, dejar de sentirnos culpables, acabar con todo castigo y con todo dolor.

También puede ayudarnos la relajación.
La relajación es absolutamente esencial para comunicarnos con el Poder interior, porque si uno está tenso y asustado corta, obstruye su energía.

Sólo lleva unos pocos minutos al día permitir al cuerpo y a la mente abandonarse y relajarse.

En cualquier momento puedes cerrar los ojos, hacer unas cuantas respiraciones profundas y liberar cualquier tensión que lleves contigo.

Al respirar, céntrate y di en silencio "Te quiero, Todo está bien"

Verás cómo te sientes mucho más tranquilo.
Así te envías mensajes que te dicen que no tienes por qué ir por la vida continuamente asustado.

Del libro: El Poder está dentro de Ti. Louise L. Hay