sábado, 30 de mayo de 2015

¡Qué sencillo es ser feliz!.

Los humanos no nacemos felices ni infelices, sino aprendemos a ser una cosa u otra.

Hasta hace un año aproximadamente, la felicidad era un concepto oscuro y muy lejano en mi vida. Pensaba que era algo tan complicado, que hasta llegué a creer que el ser humano no alcanzaba a lograr ese estado durante su estancia en la tierra.

Apenas soy un joven universitario. Sin embargo, he tenido experiencias que pocas personas han tenido la posibilidad de vivir. Antes no encontraba ese “click” que diera un giro en mi vida y me reprimía con situaciones del pasado, que me hacían toparme con una pared falsa, “buscando sin saber buscar” todo aquello que me hiciera pasar momentos agradables.

Creo que todos hemos pasado por momentos en que la vida no nos ha sonreído, pero ¿qué pasaría, si nosotros le sonreímos a la vida?.

Me atrevo a hacerle una pregunta muy personal que yo me hacía a diario. En estos momentos de su vida, ¿qué necesita para ser feliz? ¿Ganar un millón de dólares?, ¿conquistar a la mujer o al hombre de sus sueños?, ¿viajar al lugar más exótico del planeta? ¿conseguir el empleo que siempre ha soñado?, ¿sentirse querido o que alguien le haga feliz?.

¿Se oye una maravilla de vida, no cree?. Pero le aseguro que hay personas que tienen todo eso y aún así no encuentran la felicidad. Para ser feliz, no necesita absolutamente nada de lo anterior. Inclusive, nada ni nadie tienen la obligación de hacerlo feliz.

La felicidad es tan sencilla, que se encuentra en nuestro interior. Nosotros tenemos el fabuloso poder de decidir en todo momento o circunstancia cuando, cómo y con quién ser felices. La felicidad es una tarea interior, que radica en su corazón, en su mente y su alma. Una lucha de todos los días. Una persona llega a vivir plenamente feliz, cuando a pesar de ser despojado de todos sus “apegos” de la tierra, como es un empleo, el dinero, otras personas, etc. se sigue sintiendo un ser único y especial.

En resumen, lo único que necesita para ser feliz, es estar vivo, abrir los ojos cada mañana y decir: ¡Vamos a disfrutar este día!.

¿Parece fácil?. Créame que así lo es, si usted lo decide. Es todo un proceso que irá desarrollando, pero de forma sencilla, si así se lo propone.

Descubra la felicidad en las cosas más sencillas de la vida, en su familia, en un atardecer, en sus pasatiempos favoritos, en una oración. Simplemente relájese y viva con una sonrisa, sin apegarse a las cosas del mundo.

Nunca olvide que su único compromiso en esta vida es ser feliz y ayudar un poco, para que otras personas también puedan serlo. No se la pase buscando en los lugares menos indicados. Decídase y descubra el maravilloso regalo que tiene en sus manos. La felicidad está en usted, es cuestión de que la viva día con día.

David Montalvo


Tal como eres

En un mundo de comparaciones y conformidad, preséntate tal como eres, demostrando lo que sientes.

No trates de gustar a todos, es un desgaste inútil que no valora nadie, porque siempre estarán demandando más y más. Solo quienes te quieren, te valoran y te aceptan como eres.

Disfruta el honor a tu propia verdad, del valor de ser tú mismo, arriésgate a comunicar tus emociones.

Comparte tus debilidades, tus temores, tus dudas e inseguridades; Tus Sueños…

Deja que los demás te conozcan como eres, permitirte el valor de ser tú mismo, de reconocer que eres una persona maravillosa, única, sincera, honesta… Comenzando por ti mismo.

Autor desconocido