lunes, 6 de julio de 2015

La belleza interior es la que vale

Si bien para un primer acercamiento la belleza física juega un cierto papel, para lograr sentimientos y relaciones perdurables, lo que realmente vale es la belleza interior. Esto es, sin duda, así y existen sobradas pruebas al alcance de la mano. Basta pensar en hermosísimas actrices que se casan con los más apuestos e idealizados galanes, y al tiempo se separan.

Evidentemente la belleza física no alcanzó para afianzar y hacer perdurable la relación. En cambio, todo lo bello que uno tiene por dentro, la pureza de los sentimientos, la claridad espiritual, pueden mantener vivos sentimientos, emociones, pasiones, y hacerlos perdurar más allá de las dificultades y conflictos propios de la vida de relación. Si uno cultiva y embellece su ser interior y se siente contento y seguro de esa mágica potencialidad; si se siente digno poseedor de todas esas virtudes, será dueño absoluto de todos sus sueños y de su futuro. Porque un espíritu fuerte y seguro de sí, siempre consigue lo que quiere. Por eso…

¡Apodérate sin vacilar de tus sueños, tus proyectos y tu ser! ¡Redecora tu interior y adórnalo con lo mejor de ti mismo! ¡Refuerza los cimientos de tu personalidad con una buena dosis de autoestima! Finalmente, tu mundo, ese mundo que construiste con que y con quienes queréis vivir, será tuyo… definitivamente tuyo…

Desconozco a su autor


Herramientas para manejar las diferencias

Habla de ti. Expresa lo que te molesta sin hablar acerca de lo que el otro hizo o debería hacer. No uses el momento para quejarte de otras cosas. Enfócate en la situación actual y evita hacer comentarios personales, mejor dirígelos a la acción o al comportamiento que te molesta.

Ponte en el lugar del otro. Si actúas con empatía al momento de reconocer la dificultad que el otro experimenta para hacer cambios, a este le será más fácil estar dispuesto a intentarlo. Expresa tu comprensión.

Evita estar a la defensiva. Muéstrate interesado en escuchar lo que el otro quiere expresar, sin sentirte agredido personalmente por sus comentarios. Piensa en que está dándote una información que puede ayudarlos a entenderse mejor. Mantente abierto y receptivo en todo momento.

Conoce sus emociones. Es importante preguntarle a nuestra pareja cómo se siente, de qué manera le afectan nuestros comentarios y comportamiento. Estar dispuestos a conocer y aceptar las emociones que experimenta nos ayudará a conocerle y a comprenderle mejor.

Muéstrate dispuesto a crear acuerdos. En lugar de presionarse o exigirse un cambio definitivo usando el pasado o el recuerdo de cualquier intento fallido, pregúntense qué cree cada uno que pueden hacer para aportar una solución al conflicto. Qué estas dispuesto a hacer tu para solucionarlo... Expresarlo abiertamente, sin justificar tus fallas y mostrándote interesado en resolverlo, puede motivar al otro a expresar su interés y su compromiso de hacerlo.

Reconoce su iniciativa. Reconoce y agradece el esfuerzo que hace o está dispuesta a hacer la otra persona, para cambiar sus hábitos, actitudes o comportamientos, con la intención de mejorar la dinámica de la relación entre ustedes.

Maytte Sepulveda