lunes, 27 de julio de 2015

Decidí, descubrí, aprendí...

Decidí, no esperar a las oportunidades, sino yo mismo buscarlas.

Decidí, ver cada problema como la oportunidad de encontrar una solución.

Decidí, ver cada desierto como la oportunidad de encontrar un oasis.

Decidí, ver cada noche como un misterio a resolver.

Decidí, ver cada día como una nueva oportunidad de ser feliz.

Anoche descubrí, que mi único rival no eran más que mis propias debilidades, y que en estas, está la única y mejor forma de superarnos.

Aquél día dejé de temer a perder, y empecé a temor a no ganar.

Descubrí, que no era yo el mejor, y que quizás nunca lo fui.

Me dejó de importar, quien ganara ó perdiera, ahora mismo me importa mucho más simplemente saberme mejor que ayer.

Aprendí, que lo difícil no es llegar a la cima, sino jamás dejar de subir.

Aprendí, que el mejor triunfo que puedo tener, es tener el derecho de llamar a alguien "Amigo".

Descubrí, que el amor es más que un simple estado de enamoramiento.

Anoche, dejé de ser un reflejo de mis escasos triunfos pasados, y empecé a ser mi propia tenue luz de este presente.

Aprendí, que de nada sirve ser luz, si no vas a iluminar el camino de los demás.

Anoche decidí, cambiar tantas cosas.....

Aprendí, que los sueños son solamente para hacerse realidad.

Desde anoche, ya no duermo para descansar..... ahora simplemente duermo para soñar.

¡EL AMOR ES UNA FILOSOFÍA DE VIDA!

Desconozco a su autor


Comencemos a valorarnos

El primer paso consiste en darnos cuenta de que el juicio que hacemos de nosotros mismos es más importante que el que procuran hacer otros sobre nosotros. Aceptar quienes somos y estar dispuestos a aceptar nuestra realidad nos pondrá en contacto con nosotros mismos para iniciar un camino de autodescubrimiento, aprecio, automotivación y satisfacción.

Este es el momento de hacerte preguntas esenciales que te ayuden a definir tus metas: ¿Cómo quiero seguir viviendo?, ¿cómo quiero sentirme?, ¿cuál es el precio que estoy dispuesto a pagar para conseguir bienestar y felicidad? También es necesario valorar todo lo que hemos hecho, reconociendo nuestros logros, transformaciones y aprendizajes, inclusive los fracasos y las equivocaciones, para hacer un balance que nos permita descubrir que ha valido la pena, que hemos crecido, que somos especiales y que podemos y tenemos derecho de construir la vida que deseamos y a experimentar la felicidad.

CLAVES PARA APRECIARTE
*Defiende tu punto de vista. Es momento de recuperar la consiansa en ti mismo y de recuperar el valor de tus opiniones y puntos de vista, para tomar decisiones y hacer acciones en función de estos.

*Mejora tu comunicación. Hay personas a las que todavía les cuesta expresar de manera apropiada lo que piensan y sienten, para que aquellos con los que comparten la vida puedan conocerlas y comprenderlas mejor. No comunicar lo que está ocurriendo en nuestro interior nos aleja de los demás, nos hace sentir víctimas y nos llena de resentimiento.

*Asume la responsabilidad de tu vida personal. Hay un momento en el que sentimos que debemos buscar la autonomía; es decir, dejar de buscar culpables de lo negativo que nos ha sucedido, para asumir la responsabilidad de nuestras acciones, además de la responsabilidad de ir por nuestros sueños para convertirlos en realidad y construir nuestra felicidad. Aprende, crece y madura.

*Aprende de los errores. Estos son parte del proceso de aprendizaje que nos lleva a conseguir la madurez, el éxito y la realización.

*Atrévete a expresar lo que sientes. Una persona con autoestima conoce, respeta y valoras sus sentimientos y necesidades. Aprende a decir que no, sin sentirte culpable, y a decir que sí, cuando en realidad deseas hacerlo.

*Trátate con gentileza. Considera que estás en un proceso de aprendizaje y crecimiento, sé paciente y considerado contigo mismo. Ajusta la imagen que tienes de ti mismo y anímate a hacer las pequeñas transformaciones que necesites para sentirte a gusto con quien eres.

Maytte Sepulveda