jueves, 8 de octubre de 2015

¡No cuentes los años cuenta los recuerdos!

Hay momentos en la vida en que echas tanto de menos a alguien, que te dan ganas de sacarlos de tus sueños y darles un abrazo de verdad!

Cuando una puerta se cierra, otra se abre; pero hay veces que nos quedamos tanto tiempo mirando a una cerrada que no nos deja ver todas las demás que si están abiertas para nosotros.

No te guíes sólo por las apariencias, pueden engañarte.

No busques la riqueza, incluso eso se desvanece.

Ve a por aquella persona que te haga sonreír , basta una sonrisa para que se haga la luz en un día oscuro.

Encuentra a esa persona que haga sonreír a tu corazón.

Sueña con lo que quieras soñar.

Ves a donde quieras ir.

Sé lo que quieras ser… sólo tienes 1 vida y 1 oportunidad para hacer todo aquello que tu quieras/te propongas

Espero que tengas… suficiente felicidad para hacerte dulce…

suficientes pruebas para hacerte fuerte…

suficientes tristezas para seguir siendo humano…

Suficiente esperanza para hacerte feliz

El más feliz no es necesariamente el que tiene “lo mejor de todo” sino el que sabe sacar lo mejor de todo lo que se le cruza en su camino

El más brillante futuro se basará siempre en un pasado olvidado

No podrás ir hacia delante hasta que no tires fracasos y penas pasados atrás

Cuando naciste, tu llorabas y los demás sonreían.

Vive tu vida de tal manera que cuando se termine tú estés sonriendo

Este mensaje es para todas aquellas personas que son importantes para ti, aquellos que te hayan hecho SONREÍR cuando lo necesitabas, a aquellos que te han hecho ver el lado positivo de las cosas cuando no veías nada más que oscuridad, a aquellos a los que aprecias, a aquellos que significan algo para ti……. por eso yo te lo he mandado a ti.

¡No cuentes los años cuenta los recuerdos!

Desconozco a su autor


Reserva tiempo sin sentirte culpable

Cuando hemos aprendido a vivir la mayor parte del tiempo en función de otros, complaciendo, apoyando, ayudando y hasta asumiendo sus responsabilidades, nos es muy difícil soltar, delegar, establecer límites y reorganizar nuestras obligaciones y compromisos para justificar el tiempo de descanso.

¿Cuántas veces has tratado de decirle que no a una de tus personas queridas, sin poder conseguirlo porque solo un par de minutos después de haberlo decidido, esa persona te convenció de lo contrario? Para experimentar un vida plena y disfrutar de relaciones más satisfactorias, primero necesitas valorarte y respetarte, de lo contrario tu necesidad de aprobación, afecto, apoyo y compañía hará que te sientas afectado negativamente por el comportamiento y las diferentes actitudes que tengan los demás.

En lugar de disfrazar tus verdaderos pensamientos o sentimientos, anímate a expresarlos sin dar muchas disculpas y sin sentirte molesto. Encuentra las mejores palabras para decir, por ejemplo: "Lo siento mucho, pero no puedo quedar contigo para esa hora porque tengo otro compromiso". No te sientas responsable de la situación de los demás. Evita justificar la decisión, porque cuando das muchas explicaciones, muestras inseguridad y le das espacio al otro para seguir dándote razones hasta que logre convencerte de que cambies tu respuesta.

Recuerda que cuando los demás conocen tu debilidad se aprovechan de tu incapacidad para decir que no. Fortalece la confianza en ti mismo, valórate y siéntete seguro para establecer límites firmes que le impidan a los demás manipularte.

Vamos, toma la decisión de simplificar y transformar tu vida, de aligerar el peso de tu equipaje personal para que puedas tomar lo mejor de cada experiencia y entregar siempre lo bueno que surge en ti, a través del intercambio y la relación que mantienes con las demás personas.

Lo más importante es tomar conciencia de que las relaciones, en especial con las personas que amamos, deben basarse en la reciprocidad, en el respeto, la consideración y el aprecio a lo que entregamos y recibimos, sin permitir que la búsqueda de nuestra comodidad nos lleve a ignorar el deseo, la necesidad y el derecho que tienen los que con frecuencia nos complacen, a recibir nuestros favores, atenciones, detalles y gestos amables.

Claves para disfrutar de tiempo para ti
ATRÉVETE A EXPRESAR LO QUE SIENTES Y PIENSAS. Elige a alguien de tu confianza que te quiera incondicionalmente; comienza por relacionarte con ella diciéndole lo que quieres o piensas, incluso atrévete a manifestarle tus desacuerdos. Hazlo con respeto y poco a poco, gana seguridad.

ESTABLECE LÍMITES. Tú tienes derecho a decir: "Necesito que me ayudes con esto"; "deja de exigirme tanto"; "tú puedes hacerlo solo". Recuerda que eres tú quien puede terminar con ese círculo vicioso que tanto daño te causa. Busca ayuda si no te sientes capaz de enfrentarlo solo.


Maytte Sepúlveda