sábado, 31 de enero de 2015

El buscador

A veces te sientes como un arado que barre siempre el mismo surco y piensas que el trabajo sería más blando si caminaras en compañía.

A veces te enredas en la nostalgia de lo que dejaste atrás y, así como el agua busca su nivel tu sangre tira y lleva lejos tu memoria. Miras por sobre el hombro y recuerdas a tus amigos, tu vieja casa, tu ayer o ese alguien especial para ti.

Puedes llegar a maldecir tu decisión de comenzar el camino y te pierdes en los "cómo hubiera sido si..."

Otras veces encuentras injusto el precio de tu soledad y revuelves en los pliegues de tu pasado como quien busca monedas en los bolsillos de un muerto.

Tu mente menor inventa recuerdos y fabrica diálogos que lo expliquen todo: respondes a preguntas que nunca te hicieron e interrogas a quien no tuviste coraje de preguntar.
Pero descubres que no hay risa que devuelva lo perdido, lo llorado, ni dé verde a lo marchito.

¿Pero tú, buscador, estás seguro de haber perdido?

Cuidado: Tú no vives de recuerdos sino que los recuerdos viven de ti. Son miles de bocas que devoran la fuerza que necesitas para seguir adelante. Te digo que no existe nada de malo en esos sentimientos en tanto no te dejes sofocar por los sentimientos. Si esto sucede es porque estás olvidando estás no-recordando.

Dime:
¿De quién te acuerdas cuando te acuerdas de ti?
¿Del niño que corría entre los árboles?
¿Del joven que soñaba con viajes lejanos?
¿De lo que fuiste ayer?

Todas esas vivencias tiene la marca de lo fugaz: Están escritas en tu memoria como la sombra que un pájaro en vuelo deja sobre el agua.

Pero recordarse de sí no quiere decir tener memoria. La memoria y el olvido son funciones de tu mente menor en cambio el recuerdo de sí pertenece al ser profundo.

Escucha: tú no has renunciado a amar por seguir la vía sin embargo puede parecerte que por seguir la vía has dejado de amar.

Recuerda bien, buscador no sea cosa que lo que crees que has perdido sea sólo otro juego de tu mente así como tus recuerdos emotivos pueden ser sólo reflejos condicionados y la historia que añoras un invento de tu nada.

Observa qué curioso:
Ciertas cosas llegan a tu vida cuando ya no las precisas. Arriban con un retardo inexplicable cuando la cola de tu ilusión ya dio vuelta en la esquina.

Un amor demasiado grande y por lo tanto insostenible para tu miedo de amar nunca te embiste al mismo tiempo que su fulgor.

Primero te encandila y te hace soñar después nace en ti el deseo de poseerlo. Entonces desaparece se va de tu vida. En realidad son cosas que te protegen de ellas mismas y te ponen a salvo del riesgo de su presencia por eso a veces tienes la sensación que alguien golpea demasiado tarde a tu puerta.

En el fondo se trata de un acto oculto de respeto y de protección porque el objeto o el afecto que deseabas puede volver a ti pero no en el momento del deseo sino cuando comprendas que puedes vivir sin él.

El buscador no cree en el amor eterno sino en el eterno amor.

Por eso, si recuerdas una gran amistad o un gran amor hazlo con la delicada alegría de los amigos que amaron no con la posesividad de los insatisfechos.

Abre las manos del alma y deja andar su recuerdo como si liberaras una paloma cautiva.

Esto también te servirá para aprender.

®Mario Corradini

viernes, 30 de enero de 2015

El papel arrugado

Mi carácter impulsivo, me hacía reventar en cólera a la menor provocación. La mayor parte de las veces, después de uno de estos incidentes, me sentía avergonzado y me esforzaba por consolar a quien había dañado.

Un día, un Psicólogo, quien me vio dando excusas después de una explosión de ira, me entregó un papel liso.

Y entonces me dijo:

¡ESTRÚJALO!

Asombrado, obedecí e hice una bola con el papel.

Luego me dijo:

Ahora déjalo como estaba antes.

Por supuesto que no pude dejarlo como estaba.

Por más que traté, el papel quedó lleno de arrugas.

Entonces el psicólogo dijo:

“El corazón de las personas es como ese papel. La impresión que dejas en ese corazón que lastimaste, será tan difícil de borrar como esas arrugas en el papel.”

Aunque intentemos enmendar el error, ya estará “marcado”.

Por impulso no nos controlamos y sin pensar arrojamos palabras llenas de odio y rencor, y luego, cuando pensamos en ello, nos arrepentimos.

Pero no podemos dar marcha atrás, no podemos borrar lo que quedó grabado. Y lo mas triste es que dejamos “arrugas” en muchos corazones.

Desde hoy, sé más compresivo y más paciente.

Cuando sientas ganas de estallar recuerda “El papel arrugado”.

Desconozco a su autor

La máscara

Cada vez que me pongo una máscara para tapar mi realidad, fingiendo ser lo que no soy, lo hago para atraer a la gente.

Luego descubro que sólo atraigo a otros enmascarados, alejando a los demás, debido a un estorbo: la máscara.

Uso la máscara para evitar que la gente vea mis debilidades; luego descubro que al no ver mi humanidad, los demás no me quieren por lo que soy, sino por la máscara.

Uso una máscara para preservar mis amistades; luego descubro que si pierdo un amigo por haber sido auténtico, realmente no era amigo mío, sino de la máscara.

Me pongo una máscara para evitar ofender a alguien y ser diplomático; luego descubro que aquello que más ofende a las personas con las que quiero intimidar, es la máscara.

Me pongo una máscara, convencido de que es lo mejor que puedo hacer para ser amado. Luego descubro la triste paradoja: lo que más deseo lograr con mis máscaras, es precisamente lo que impido con ellas.

-GILBERT BRENSON

jueves, 29 de enero de 2015

Tocando vidas

El viejecito ocupaba el menor espacio que podía, no quería ser notado ni quería ser una molestia, su necesidad lo orillaba a esa situación.

Había quienes se sentían importunados por esa mano arrugada que se extendía con una muda petición de que se le depositara algo.

Y muchas veces lo único que recibió fue una mirada desdeñosa.

Por tener que esperar a una persona, estacioné mi automóvil cerca de él y así fue como tuve la oportunidad de observar, cómo un anciano mendigante tocaba la vida de los demás, de manera sutil y discreta.

Llegó junto a él, un niño apretando nerviosamente una pequeña moneda, anticipando la sensación de dar, dándole su única posesión y alejándose juguetonamente.

Pasó un apurado padre, que lo usó de ejemplo de como se ven los robachicos, para intimidar inútilmente a su revoltoso vástago.

Llegó una viejecita, quien no sólo le dio una moneda, sino que también le obsequió el calor de una palabras de comprensión y de ánimo, para que se cuidara del frío que sin misericordia se hacia sentir.

Un jubilado, pasó junto a él y en su rostro se leyó un agradecimiento a Dios, por la familia que tenía y por el magro cheque que cada mes recibía.

Pasó un policía, que se hizo el desentendido, al ver el temor en los ojos de alguien completamente inofensivo, que le recordó a su viejo, prosiguiendo su camino imperturbable.

Pasaron como cincuenta personas y nadie le prestó atención, sumergidas en sus propias necesidades.

Me bajé del auto y me dirigí resueltamente a él, me miró con desesperanza, por su mente pasó la eminente expulsión, pensando que yo era el propietario del negocio donde él se refugiaba.

¡Señor! - le dije en voz alta, por si no oía bien, ¡Hace frío y voy al restaurante, me permite que le invite algo? !Hizo el intento de negarse a aceptar, pero el frío reinante le dió valor para decidirse... Un mate por favor...

Cuando cumplí su pedido, recibí el gracias más sincero y conmovedor que he escuchado, me agradecía el haberlo hecho sentir humano, por esa pequeña atención que había tenido con él.

Dejó de sentirse en ese momento, un estorbo, un anciano solitario, un despojo que la sociedad inhumana y fría, esperaba impaciente su desaparición.

De repente fue un recuerdo traído a su estado actual y se sintió con vida, joven y viril, útil y amado.

Pero lo que más me impresionó no fue ese cambio, sino la sabiduría de sus ojos.

¡Porque él sabía que por unas monedas, tocaba las vidas, con su triste ejemplo!

Como se han de imaginar, la persona que esperaba, ya me estaba aguardando impaciente.


¡Nunca volteó a ver al anciano, y concluí que esa lección, sólo era para mí!

©Sergio Pérez C.

miércoles, 28 de enero de 2015

Cuando vienen las olas

Un niño se hizo un barquito de madera y salió a probarlo en el lago, pero sin darse cuenta, el botecito, impulsado por un ligero viento, fue mas allá de su alcance. Apenado corrió a pedir ayuda a un muchacho mayor que se hallaba cerca, para que le ayudara en su apuro. Sin decir nada, el muchacho mayor empezó a coger piedras y echarlas, al parecer en contra del barquito.

El pequeño pensó que nunca tendría su bote otra vez y que el muchacho grande se estaba burlando de él, hasta que se dio cuenta que en vez de tocar el bote, cada piedra iba un poco mas allá de éste y originaba una pequeña ola que hacía retroceder el barco hasta la orilla.

Cada piedra estaba calculada. Por último, el juguete fue traído al alcance del niño pequeño, quien quedó contento y agradecido con la posesión de su pequeño tesoro.

A veces ocurren cosas en nuestra vida que perecen desagradables, sin sentido ni plan; pero si esperamos un poco nos daremos cuenta de que cada prueba, cada tribulación, es como una piedra arrojada sobre las quietas aguas de nuestra vida, que nos trae más cerca de la felicidad.

Desconozco su autor

Recomenzar

Estaba necesitando hacer una limpieza en mí...
Tirar algunos pensamientos indeseados .
Lavar algunos tesoros que estaban medio oxidados.
Entonces saqué, del fondo de las gavetas, recuerdos que no uso y no quiero más:

Tiré algunos sueños, algunas ilusiones...
Sonrisas que nunca di.
Tire la rabia y el rencor de las flores marchitas que estaban dentro de un libro que nunca leí.
Miré para mis sonrisas futuras y las alegrías pretendidas , y las coloqué en un cantito, bien ordenaditas.

Saqué todo del armario y lo fui tirando al suelo.
Pasiones escondidas, deseos reprimidos. Heridas de un amigo, recuerdos de un día triste. Pero también encontré otras cosas y muy bellas :

Un pajarito cantando en mi ventana .
Aquella luna color plata, el poner del sol .
Me fui encantando y distrayendo , mirando cada uno de aquellos recuerdos.

Arrojé en el cesto, los restos de un amor que me hirió.
Tomé las palabras de rabia y de dolor que estaban en el estante, las tiré en el mismo instante.
Otras cosas que aún me hieren... veré que haré con ellas.

Fue en aquella gaveta en la que uno guarda lo que es mas importante , el amor, la alegría, las sonrisas, un dedito de Fe, para los momentos en que necesite.

Recogí con cariño el amor encontrado, doblé ordenaditos los deseos, coloqué perfume en la esperanza , pasé un pañito en el estante de mis metas, y las dejé a la vista, para no olvidarlas.

Coloqué en los estantes de abajo, algunos recuerdos de infancia.

En la gaveta de encima, las de mi juventud y colgado bien a mi frente, coloqué las de mi capacidad de amar
y principalmente las de RECOMENZAR.....

Desconozco a su autor

martes, 27 de enero de 2015

El Bambú Japonés

No hay que ser agricultor para saber que una buena cosecha requiere de buena semilla, buen abono y riego constante. También es obvio que quien cultiva la tierra no se para impaciente frente a la semilla sembrada y grita con todas sus fuerzas: "¡Crece, maldita seas!"

Hay algo muy curioso que sucede con el bambú japonés y que lo trasforma en no apto para impacientes: Siembras la semilla, la abonas, y te ocupas de regarla constantemente.

Durante los primeros meses no sucede nada apreciable. En realidad no pasa nada con la semilla durante los primeros siete años, a tal punto, que un cultivador inexperto estaría convencido de haber comprado semillas infértiles.

Sin embargo, durante el séptimo año, en un periodo de solo seis semanas la planta de bambú crece ¡mas de 30 metros! ¿Tardó sólo seis semanas crecer? No. La verdad es que se tomo siete años y seis semanas en desarrollarse.

Durante los primeros siete años de aparente inactividad, este bambúestaba generando un complejo sistema de raíces que le permitirían sostener el crecimiento que iba a tener después de siete años. Sin embargo, en la vida cotidiana muchas personas tratan de encontrar soluciones rápidas, triunfos apresurados, sin entender que el éxito es simplemente resultado del crecimiento interno y que este requiere tiempo.

Quizás por la misma impaciencia, muchos de aquellos que aspiran a resultados en corto plazo, abandonan súbitamente justo cuando ya estaban a punto de conquistar la meta.

Es tarea difícil convencer al impaciente que sólo llegan al éxito aquellos que luchan en forma perseverante y saben esperar el momento adecuado. De igual manera, es necesario entender que en muchas ocasiones estaremos frente a situaciones en las que creeremos que nada está sucediendo. Y ésto puede ser extremadamente frustrante.

En esos momentos (que todos tenemos), recordar el ciclo de maduración del bambú japonés, y aceptar que -en tanto no bajemos los brazos, ni abandonemos por no "ver" el resultado que esperamos-, si está sucediendo algo dentro nuestro: estamos creciendo, madurando.

Quienes no se dan por vencidos, van gradual e imperceptiblemente creando los hábitos y el temple que les permitirá sostener el éxito cuando este al fin se materialice.

"El triunfo no es mas que un proceso que lleva tiempo y dedicación. Un proceso que exige aprender nuevos hábitos y nos obliga a descartar otros. Un proceso que exige cambios, acción y formidables dotes de paciencia".

Desconozco a su autor

Cerrando Círculos

O cerrando puertas. O cerrando capítulos. Como quieras llamarlo.
Lo importante es poder cerrarlos. Lo importante es poder dejar ir momentos de la vida que se van clausurando. ¿Terminó tu trabajo? ¿Se acabó la relación? ¿Ya no vives más en esa casa? ¿La amistad se acabó? Puedes pasar mucho tiempo de tu presente "revolcándote" en los porqués, en devolver el cassette y tratar de entender por qué sucedió tal o cuál hecho.

El desgaste va a ser infinito porque en la vida, tú, tus amigos, tus hijos, tus hermanas, todos y todas estamos abocados a ir cerrando capítulos. A pasar la hoja. A terminar con etapas o con momentos de la vida y seguir para adelante. No podemos estar en el presente añorando el pasado. Ni siquiera preguntándonos por qué. Lo que sucedió, hecho está. Y hay que soltar, hay que desprenderse. No podemos ser niños eternos, ni adolescentes tardíos, ni empleados de empresas inexistentes, ni tener vínculos con quien no quiere estar vinculado a nosotros. ¡No, los hechos pasan y hay que dejarlos ir!

Por eso a veces es tan importante romper fotos, quemar cartas, destruir recuerdos, cambiar de casa. Los cambios externos pueden simbolizar procesos interiores de superación. Dejar ir, soltar, desprenderse. En la vida nadie juega con las cartas marcadas y hay que aprender a perder y a ganar.

Hay que dejar ir, hay que pasar la hoja, hay que vivir solo lo que tenemos en el presente. El pasado ya pasó. No esperes que te devuelvan, no esperes que te reconozcan, no esperes que alguna vez se den cuenta de "quien eres". No!, suelta. Con el resentimiento, al ver "tu pelicula" personal para darte y darle al asunto, lo único que consigues es dañarte mentalmente, envenenarte, amargarte. La vida esta para adelante, nunca para atrás. Porque si andas por la vida dejando "puertas abiertas", por si acaso, nunca podrás desprenderte ni vivir lo de hoy con satisfacción. Noviazgos o amistades que no clausuran, posibilidades de "regresar" (¿a qué?), necesidad de aclaraciones, palabras que no se dijeron, silencios que lo invadieron. ¡Si puedes enfrentarlos ya y ahora, hazlo! Si no, déjalo ir, cierra capítulos. Convéncete, que no vuelve.

Pero no por orgullo ni por soberbia sino porque tú ya no encajas allí: en ese lugar, en ese corazón, en esa habitación, en esa casa, en ese escritorio, en ese oficio, ya no eres el mismo que se fue, hace dos días, hace tres meses, hace un año, por lo tanto, no hay nada a qué volver. Es salud mental, amor por tí mismo desprende lo que ya no esta en tu vida..

Recuerda que nada ni nadie es indispensable. Ni una persona, ni un lugar, ni un trabajo, porque cuando llegaste a este mundo lo hiciste sin ese adhesivo, por lo tanto es costumbre vivir pegado a él y es un trabajo personal aprender a vivir sin él, hoy te duele dejar ir. Solo es costumbre, apego, necesidad. Pero, cierra, clausura, limpia, tira, oxigena, despréndete, sacude, suelta.

Hay tantas palabras para significar salud mental y cualquiera que sea la que escojas, te ayudará definitivamente a seguir para adelante con tranquilidad.
¡Ésa es la vida!

©Gloria Hurtado

lunes, 26 de enero de 2015

¡Así es la vida!

Muchas veces en la vida pensamos y hasta decimos que nos queremos morir. Pero la vida es muy valiosa para desperdiciarla. Todos somos muy importantes.
Piensa que aunque para el mundo no seas nadie, para alguien eres el mundo.

Muchas veces pensamos que otros son perfectos, pero no hay nadie perfecto, todos somos iguales. Sólo hay gente que tiene cosas que tú no tienes, como tú tienes cosas que ellos no tienen.

Muchas veces te sientes mal por la forma en que actúas y reaccionas, pero lo que ocurre es que algunos lastimamos con más facilidad que otros. Las virtudes de los demás siempre son más visibles para ti, que las tuyas propias.

Muchas veces te aferras a algo o a alguien. No está mal, pero trata de no hacerlo indispensable para tu vida, si te acostumbras a usar siempre muletas, nunca andarás bien.

Muchas veces te desprecias, te miras al espejo y te insultas. No lo hagas, acepta tanto tu realidad como el hecho de que sólo Dios puede transformar tu vida.

Muchas veces nos desesperamos y desilusionamos, pero si todo lo que esperamos o deseamos se cumpliera, ¿dónde estarían las sorpresas?.

Muchas veces nos traicionan los que creíamos amigos. Y ahí aparecen los verdaderos amigos que nos consuelan.

Por todos esos motivos no bajes los brazos nunca.

Por todo eso vive la vida al máximo, sonríe, se feliz, disfruta de la vida y confía en el Señor. 

Por todo eso ama la vida, quizás no sea muy larga, pero puede ser intensa y significativa.

Puede que te toque vivir cosas difíciles, pero con el Señor, lo mejor, está por venir.

No hagas que tu vida sea un infierno, trata de vivir cada momento como si fuese el último.

Toma con cuidado las decisiones importantes, si te equivocas puedes derribar lo que construiste a lo largo de toda tu vida.

Nunca cambies, siempre sé tu mismo. Piensa que siempre hay gente que te va a recibir con los brazos abiertos.

Nunca creas que es tarde para volver a empezar. Nunca es tarde para realizar un sueño. No hay nada imposible para Dios.

Acuérdate siempre que en nuestro idioma existe una palabra clave para volver a empezar, PERDÓN.

"La vida es gratis, es un regalo y los regalos no hay que rechazarlos. Pero para que ese "regalo" tenga algún sentido, tienes que preguntarle a Quien te la regaló, de otra manera te estarás perdiendo el verdadero significado de tu existencia"

Desconozco su autor

Temores

Temía estar solo, hasta que aprendí a quererme a mí mismo…
Temía fracasar, hasta que me di cuenta que únicamente fracaso cuando no lo intento...
Temía lo que la gente opinara de mí, hasta que me di cuenta que de todos modos opinan…
Temía me rechazaran, hasta que entendí que debía tener fe en mí mismo…
Temía al dolor, hasta que aprendí que éste es necesario para crecer…
Temía a la verdad, hasta que descubrí la fealdad de las mentiras…
Temía a la muerte, hasta que aprendí que no es el final, sino más bien el comienzo…
Temía al odio, hasta que me di cuenta que no es otra cosa más que ignorancia…
Temía al ridículo, hasta que aprendí a reírme de mí mismo…
Temía hacerme viejo, hasta que comprendí que ganaba sabiduría día a día…

Hay que vivir ligero porque el tiempo de morir está fijado.

Ernest Hemingway

sábado, 24 de enero de 2015

Diez consejos para vivir plenamente

1.- Puede que no haya justicia en la vida, sin embargo sigue mereciendo la pena vivir.

2.- Si tu vida es un mar de dudas, avanza paso a paso. El primero es el que más cuesta pero no te olvides de dar el siguiente. Poco a poco pero siempre avanzando.

3.- La vida pasa en un suspiro, aprovecha tu tiempo.

4.- No dejes que el odio entre en tu corazón porque luego te resultará muy difícil echarlo.

5.- No tomes la vida demasiado en serio. Relájate y disfruta.

6.- Ahorra un poco cada mes. Reserva el 10% de tu sueldo para tu cerdito. Aprende a vivir con el resto.

7.- Evita discusiones absurdas.

8.- Busca alguien que te acompañe cuando estés llorando. Te ayudará.

9.- Con Dios, TODO es más fácil.

10.- Reconcíliate con tu pasado para que disfrutes de tu presente.

Desconozco a su autor

viernes, 23 de enero de 2015

Amigos de verdad

¿Por qué es importante tener amigos de verdad?

Hay preguntas tan fáciles que a veces no se cómo
responder, porque me faltan palabras. O quizá me sobren.

Un día me encontré con el mar, y nos quedamos
charlando. Le pregunté sobre mi duda, pero él
seguía a lo suyo, yendo y viniendo.

Cuando me alejé de él, para volver a la vida de cada día,
los ecos de nuestro encuentro resonaban en mi corazón.

Me volví hacia donde estaba, y sus palabras se grabaron en mí:

"Necesito ser transparente,
me decía, porque quiero que disfrutéis de mi fondo.

Las maravillas que hay dentro de mí,
son para vosotros, por eso cuando aparece la basura,
me tapa, me oculta, no soy yo.

Necesito las rocas,
quiero chocar contra ellas, quiero que me devuelvan
a donde vengo, pero distinto; con cuanta más fuerza, mejor.

Luego mis aguas se remansan mucho más tiempo
y llegan más lejos.
Y qué me dices de la brisa, parece que no se nota, pero está ahí.

Es la caricia de mis aguas, es la que me hace ser diferente
cada día aunque mis aguas lleguen siempre al mismo sitio.

La brisa me hace sentir cada momento como una oportunidad
nueva, cada una de mis pequeñas olitas que ves a lo lejos, 
es la sonrisa de sentirla cerca.

Por último está la playa.

Ahora soy yo quien acaricio, me llevo pequeños recuerdos
y ella también hace sus hoyos para quedarse con alguna
parte de mí; y nos mezclamos, cada vez que caigo en ella,
parece que allí me quiere atrapar, pero siempre me suelta...

Cada una seguimos nuestros caminos
y mientras ella parece inmóvil, yo me llevo
alguna de sus arenas a lo largo del mundo.

Mira el horizonte allí te está esperando siempre
un nuevo día, un nuevo amigo, una nueva vida…"

P. Benigno Álvarez

jueves, 22 de enero de 2015

Tú eres

Fuerte...
cuando a tu pena le enseñas a sonreír.

Valiente...
cuando te sobrepones a tus temores
y enseñas a otros a hacer lo mismo.

Feliz...
cuando ves una flor y agradeces el milagro.

Amoroso...
cuando tu propio dolor no te ciega
para ver el dolor de otro.

Sabio...
cuando conoces los límites de tu sabiduría.

Sincero...
cuando puedes admitir que a veces
te haces trampa.

Vivo...
cuando la esperanza del mañana
significa más que tu error de ayer.

Libre...
cuando tienes control de ti mismo
y no deseas controlar a otros.

Honorable...
cuando te das cuenta que tu honor
es para honrar a otros.

Generoso...
cuando puedes tomar tan dulcemente
como cuando das.

Humilde...
cuando no sabes cuán humilde eres.

Considerado...
cuando me ves tal cual soy y me tratas
con naturalidad.

Piadoso...
Cuando perdonas en los demás las faltas
que condenas en ti mismo.

Hermoso...
cuando no necesitas más de lo que tienes.

Desconozco a su autor

Si alguna vez te sientes solo

Si alguna vez te sientes sólo y no sabes qué hacer, mira al cielo y busca una estrella y así nunca más te sentirás en soledad pues tendrás a tu alrededor a millones de estrellas que son esas personas que sintieron lo mismo que tú.

Si alguna vez sientes ganas de llorar, llora, deja salir tus lágrimas y con ellas todas las cosas que te hacen sentir mal; no dejes que se acumulen en tu ser, porque solo darán paso a otro tipo de sentimientos que te hieren aún más.

Si alguna vez te sientes mal contigo mismo, busca en lo más profundo de tu ser, date cuenta de que nadie es perfecto, tampoco tú, pero aún con todos tus defectos y cualidades, eres una persona única en el universo, por eso eres especial.

Si alguna vez sientes que nadie te quiere, olvídalo, pues eso no es cierto; si te encuentras en esta tierra es porque alguien lo quiso así, Él te hizo único y especial, hay personas a tu alrededor que te quieren, aunque a veces estamos ocupados en nuestros problemas y no les abrimos las puertas de nuestro corazón para demostrárnoslo.

Si alguna vez necesitas de alguien que te comprenda, que te escuche, que te ayude, en fin, si necesitas de un amigo, quiero que sepas que cuentas conmigo para que nunca te sientas sólo, para que llores en mi hombro, para hacerte sentir bien y sobre todo para demostrarte cuánto te aprecio... y quiero.

Desconozco su autor

martes, 20 de enero de 2015

Para aprender

He aprendido...
que es el amor, no el tiempo...
el que cura todas las heridas.

He aprendido...
que cada persona a la que conoces,
merece ser obsequiada con una sonrisa.

He aprendido...
que nadie es perfecto...
hasta que te enamoras de alguien.

He aprendido...
que las oportunidades nunca se pierden,
alguien más tomara aquella que tu dejaste pasar.

He aprendido...
que uno debe decir palabras suaves y tiernas,
porque más adelante puedes tener que tragártelas.

He aprendido...
que una sonrisa, es la manera más barata
de lucir mucho mejor...

He aprendido...
que no puedo elegir cómo me siento,
pero puedo elegir que hago con respecto a eso.

He aprendido...
que todos quieren estar en la cima de la montaña,
pero que toda la felicidad y experiencias agradables,
suceden mientras se escala hacia ella.

He aprendido...
que estamos rodeados de muy buenas amistades,
que hay que cultivarlas y nunca dejarlas morir!!!

¡La felicidad es un trayecto, no un destino!

Desconozco su autor

lunes, 19 de enero de 2015

Una caricia al alma

Cuando tengas que arrancarte alguna espina que el contacto con la tierra te haya impuesto en la piel del alma, refléjate en los colores incesantes de las flores de alegría que mi amistad te ha ofrecido...

Cuando tengas que arrastrar alguna piedra del camino a recorrer, detente a contar los kilómetros seguros en que hemos transitado juntos.

Cuando tengas que sanar algún momento de tristeza, medita en las horas de deleite y esperanza que te alimentan todos los días.

Cuando tengas que preguntar porqué Dios ha creado las sombras de la noche, piensa en los millones de estrellas que las sombras te descubren y que son sólo para ti.

Cuando tengas que atravesar alguna dificultad del mundo, suma las bendiciones que ya posees y sentirás el corazón bautizado en el océano de la bondad de Dios.

No pierdas tu fe entre las sombras del mundo. Aunque tus pies estén sangrando, ¡Camina siempre para el frente! Cree y trabaja, porque a tu lado siempre va un ángel.

Todo pasa y todo se renueva en la tierra, eleva hoy entonces, tu mirada y camina!!!. ¡¡¡Lucha y sigue adelante!!! ¡¡¡Aprende a adelantarte!!!.

Algunos días, es posible que la tempestad te amargue, o el corazón te atormente, o un ideal te aguijonee con la aflicción, pero no te olvides que:

¡Dios se disfraza muchas veces de problema, para probarte, para enseñarte y para cuidarte! Ten fe, y avanza siempre, sigue adelante y ten siempre tu ¡Alma de pié!

Vive plenamente el presente y disfruta de todo el camino, pues la meta no está al final del mismo, sino en cada paso que des. Tu felicidad depende de ti mismo; fluye! desde adentro y puedes ser feliz en cualquier parte y a toda edad!

Absorbe cada momento de tu vida, con la pasión con que se vive algo que se tiene sólo por una vez. Envejecer es natural, la vida es maravillosa en todas sus etapas y nunca es demasiado tarde para empezar de nuevo.

Rompe con lo convencional y toma las riendas de tu vida. Habrá quienes no te entiendan, no necesitas que todo el mundo te apoye.
Es más, precisas gente que te critique y te dé la espalda; de esa manera podrás moldear tu flexibilidad, tu humor y tu fortaleza.

¡Recuerda que... ¡Tú eres Fuerte!! Recuerda que tu felicidad nace de adentro, que no puedes, no debes depender de las circunstancias, porque éstas son cambiantes.

Comprende tu naturaleza, acéptala y... ¡Pon de Pie a tu Alma! Acepta el desafío de vivir plenamente en tiempos turbulentos. Y si no hay una puerta de salida en la situación en que te encuentres, entonces... ¡Rompe la pared y sigue adelante!

Tú eres la persona que más amas, y en ese contexto de amor y respeto toma la firme decisión de:

¡¡¡JAMÁS DARTE POR VENCIDO!!!!
SONRÍE... LA VIDA ES BELLA!!!
No olvides que no eres diferente
¡¡¡TAN SOLO ERES ESPECIAL!!!!

Desconozco a su autor

¡Yo quisiera ser!

¡LA LUNA!
Para iluminar el camino de los que viven en la oscuridad...

¡SILENCIO!
Para callar la voces que aturden mi corazón...

¡LUZ!
Para disipar las sombras y destacar los colores...

¡NOCHE!
Para alentar a los que luchan de día...

¡VIDA!
Para refortalecer a los que están muriendo...

¡LÁGRIMA!
Para conmover los corazones insensibles...

¡SONRISA!
Para alegrar los rostros y eliminar las amarguras...

¡AMOR!
Para unir a las personas y dar significado en sus vidas...

Desconozco su autor


domingo, 18 de enero de 2015

Claves para renovar tu vida

Uno de mis deseos para este año que recién empieza consiste en tener la posibilidad de inspirarte a vivir de una mejor manera, a buscar tu felicidad, a recuperar tu bienestar y a que puedas fomentar tu paz interior, para que puedas compartir con los demás la mejor parte de ti.

Desde afuera apreciamos con facilidad la vida de los demás y, por eso, nos parece que podemos señalar sus errores, sin darnos cuenta de que solo podemos ver su manifestación, pero no podemos comprender ni sus razones ni la causa. El camino de la transformación personal es un proceso completamente individual, a través del cual, en ciertos momentos, somos capaces de reconocer los efectos y las consecuencias negativas que generamos por nuestra forma de vivir. Esto nos lleva a pensar que estamos haciendo algo equivocado y que necesitamos reconocerlo a tiempo de hacer algo para corregirlo.

Ciertamente, en este camino, los comentarios, las sugerencias y las observaciones objetivas, desinteresadas y dirigidas a vernos florecer y a sentirnos felices por parte de un familiar, un amigo, un maestro por su ejemplo de vida o un buen terapeuta, pueden convertirse en el instrumento que en un momento dado nos despierte.

Pero para que todo esto ocurra y podamos percibirlo necesitamos aprender a estar atentos y abiertos para reconocerlo, a vivir con la intención y el deseo de mejorar, de cambiar o de transformar algunas de nuestras creencias, actitudes, hábitos y comportamientos que pudieran ser la causa de nuestro malestar.

Cuando comprendemos que somos responsables, en gran medida, de lo que nos pasa y que podemos cambiarlo, estamos listos para recorrer el sendero de la vida conscientes, atentos y despiertos.

Tienes la oportunidad, cada día, de tomarte el tiempo para hacer un pequeño inventario de vida y de hacerte preguntas que te ayuden a completarlo, como: ¿Quiero seguir viviendo de la misma manera como lo estoy haciendo? ¿Quiero incorporar nuevos hábitos y experiencias positivas a mi vida? ¿Quiero que mis relaciones sean más saludables y satisfactorias? ¿Quiero sentirme más próspero y abundante? ¿Quiero sentirme saludable, energético, optimista y entusiasta? ¿Quiero hacer algo bueno por otros? ¿Quiero generar un aporte consciente al mundo? Luego piensa en qué te impide hacerlo y proponte resolverlo. Busca tu felicidad y plantéate, en este principio de año, una serie de propósitos posibles, concretos y positivos por el efecto que generen en tu vida y en la de tus personas queridas.

Maytte Sepulveda

sábado, 17 de enero de 2015

¿Por qué amar a los animales?

Porque lo dan todo, sin pedir nada.
Porque ante el poder del hombre que cuenta con armas... son indefensos.
Porque son eternos niños, porque no saben de odios... ni guerras.
Porque no conocen el dinero y se conforman solo con un techo donde guarecerse del frío.
Porque se dan a entender sin palabras, porque su mirada es pura como su alma.
Porque no saben de envidia ni rencores, porque el perdón es algo natural en ellos.
Porque saben amar con lealtad y fidelidad.
Porque dan vida sin tener que ir a una lujosa clínica.
Porque no compran amor, simplemente lo esperan y porque son nuestros compañeros, eternos amigos que nunca traicionan.
Y porque están vivos.

Por ésto y mil cosas más...¡merecen nuestro amor...!

Si aprendemos a amarlos como lo merecen... 
estaremos más cerca de Dios.

Maria Teresa de Calcuta

viernes, 16 de enero de 2015

Días difíciles

Todos tenemos días muy difíciles:
unos están llenos de cansancio,
otros de dolor, otros de problemas.

Pero así como esta realidad debe ser
aceptemos un consuelo:
MAÑANA SERÁ OTRO DÍA.

Cuántas veces nuestro panorama
se viste triste y desalentador y,
súbitamente algo pasa
y encontramos solución a nuestro problema
y algo que parecía no tener solución, 
se resuelve fácilmente.
El tiempo cierra heridas
y suaviza resentimientos
Cuando nos sintamos agobiados por los problemas, el cansancio o el dolor, digamos con firmeza:
¡¡MAÑANA SERÁ OTRO DÍA!!

Desconozco a su autor


Un amor es...

Un amor es quien te acepta como eres, quien te ayuda a ser mejor.

Es alguien que te levanta el ánimo cuando lo necesitas.
Es alguien con quien se puede bromear sin que te enojes.
Es alguien que se acuerda de ti cuando reza.
Es alguien que te quiere por lo que eres y no por lo que tienes ni por lo que sabes.
Es alguien que no se queda mirando, sino que te lleva a mirar juntos en la misma dirección.
Es alguien que se interesa por tus cosas... aunque sean pequeñas.
Es alguien que se acuerda de ti cuando tu no estás y no te deja cuando fracasas.
Es alguien que comparte tu soledad y tu tristeza, así como tus alegrías y tus sonrisas.
Es alguien que trata de entenderte.
Es alguien que se lanza contigo a correr riesgos y que nunca te negará su ayuda cuando la necesites.

Desconozco su autor


jueves, 15 de enero de 2015

Hay amor cuando...

Cuando hay poesía en el aire que rodea un cuerpo y existe una voz dulce que susurra un sentimiento.

Cuando se derrama una lágrima sentida, que luego es llevada por el viento...

Cuando la mano dura del tiempo une aún más el pensamiento.

Cuando la alegría invade nuestro seno y nos da alas, para salir y llegar a tiempo, para volar y penetrar en los más excéntricos sueños...

Pero por sobre todas las cosas, cuando hay ganas de vivir y seguir creciendo.

Desconozco su autor



Cuando estés

"Cuando estés en la cuerda floja,
Cuando sientas que se te cae el mundo encima,
Cuando te sientas insignificante,
Cuando te invada la oscuridad,
Cuando hayas naufragado y te sientas a la deriva,
Cuando te canses del atropello y te sientas aplastado,
Cuando no encuentres la salida,
Cuando te traten como a un extraterrestre,
Cuando sientas que los días no pasan y las horas son eternas,
Cuando se te escape tu última neurona,
Cuando te suba la fiebre y estés en la cama,
Cuando estés de cabeza...
Si tu príncipe azul sale corriendo o
Caperucita se convierte en lobo...
No tires todo por el agujero:
Recuerda que después de la tormenta siempre sale el sol, y...
se feliz!!!!!!!!!!!"

Desconozco a su autor


miércoles, 14 de enero de 2015

Amigo mío

Amigo mío, tengo tanta necesidad de tu amistad. Tengo sed de un compañero que respete en mí, por encima de los litigios de la razón, el peregrino de aquel fuego.

A veces tengo necesidad de gustar por adelantado el calor prometido, y descansar, más allá de mí mismo, en esa cita que será la nuestra.

Hallo la paz. Más allá de mis palabras torpes, más allá de los razonamientos que me pueden engañar, tú consideras en mí, simplemente al Hombre, tú honras en mí al embajador de creencias, de costumbres, de amores particulares.

Si difiero de ti, lejos de menoscabarte te engrandezco.

Me interrogas como se interroga al viajero, yo, que como todos, experimento la necesidad de ser reconocido, me siento puro en ti y voy hacia ti.

Tengo necesidad de ir allí donde soy puro.

Jamás han sido mis fórmulas ni mis andanzas las que te informaron acerca de lo que soy, sino que la aceptación de quien soy te ha hecho necesariamente indulgente para con esas andanzas y esas fórmulas.

Te estoy agradecido porque me recibes tal como soy. ¿Qué he de hacer con un amigo que me juzga? Si todavía combato, combatiré un poco por ti.

Tengo necesidad de ti.

Tengo necesidad de ayudarte a vivir.

©Antoine De Saint-Exupéry

Para ti que estás triste

Cada vez que pienses en las cosas que últimamente te han salido mal, busca en tus recuerdos algo bonito, para que los problemas no pesen tanto.

Cada vez que te sientas solo, piensa en cada persona que te hizo feliz, mas no pienses porqué se ha ido.

En tu mente hay imágenes, palabras, que seguro en este momento te hará bien recordar... Búscalas, si no están ahí, entonces estarán en tu corazón.

Cree en tus sueños, aún en aquellos que parecen imposibles.

Piensa en lo maravilloso que es tener la oportunidad de pasar por esta tierra, es también un desafío, pues a cada paso que das puedes encontrarte con un obstáculo, pero no lo veas como tal, míralo como una oportunidad para mejorar tu condición.

Si alguna vez caes, levántate y sigue adelante, y siempre ten presente que tú eres especial que no hay nadie como tú, y que nadie te podrá igualar...

Desconozco su autor


martes, 13 de enero de 2015

El lugar indicado

En Italia, cerca de la frontera con Suiza, dicen que existe una pequeña población llamada Orasso, desde la que, durante gran parte del invierno pueden observarse diariamente dos amaneces y dos ocasos.

Es un fenómeno visual provocado por una montaña vecina de 2000 metros, el monte Riga que se muestra con elevaciones separadas por grandes depresiones. Cuentan los lugareños que cuando el Sol aparece por vez primera, lo hace sobre uno de los valles, y hacia el mediodía desaparece tras uno de los picos, causando el primer ocaso que obliga a encender las luces en Orasso.

El Sol reaparece al llegar a la segunda hondonada, dejando pasar de nuevo la luz natural y provocando un nuevo amanecer hasta que al caer la tarde desaparece por el resto de la noche, detrás de la segunda colina.

A veces, cuando algún aspecto de la vida se vuelve a iluminar a mi alrededor, o cuando de nuevo parece que todo se ensombrece, pienso en el paisaje de Orasso... Creo que existen las segundas oportunidades, sólo hay que estar en el lugar adecuado para descubrirlas, esperando que sucedan.

Desconozco su autor

Caminos de la vida

Cuando cortas una flor para ti,
comienzas a perderla...
porque se marchitará en tus manos
y no se hará semilla
para otras primaveras.

Cuando aprisionas un pájaro para ti,
comienzas a perderlo...
Porque ya no cantará
para ti en el bosque
ni criará otros pichones
en su nido.

Cuando guardas tu dinero
comienzas a perderlo...
porque el dinero no vale por si,
sino por lo que con él se puede hacer.

Cuando no arriesgas
tu libertad para tenerla,
comienzas a perderla...
porque la libertad que tienes se confirma
cuando decides y eliges.

Cuando no dejas partir a tu hijo hacia la vida,
comienzas a perderlo...
porque nunca lo verás
volver a ti, libre y maduro.

Recuerda siempre: No existe precio
por la Libertad . Pero sí, una bellísima
recompensa para quien la utiliza con
grandeza de alma ...

Tener para siempre, junto a ti la Fidelidad de aquellos
que libres de los grillos,... se complacen en
ser tus eternos admiradores !

Quien Ama... Libera con la seguridad
de la vuelta espontánea al abrigo !
Aprende en el camino de la vida
la paradójica lección de la experiencia:

Siempre ganas lo que dejas
y pierdes lo que retienes...

Desconozco su autor

lunes, 12 de enero de 2015

Barre las cenizas que pesan tanto

Por elegir que el pasado se vaya, podemos barrer todas las cenizas que pesan tanto, y sutilmente afectan cada aspecto de nuestra salud, nuestras relaciones, y nuestra paz mental.

Y cuanto más practiquemos el arte de permitir irse a todo lo negativo, lo mejor de nosotros vuelve a llenar nuestros pensamientos, nuestro tiempo, y nuestra energía para vivir alegremente en el presente, cualquiera sea la edad que tengamos.

¡Cuánto alivio sentiremos!

¡Cuánta energía!.

Desconozco su autor


domingo, 11 de enero de 2015

Toma mi mano y camina conmigo

Camina conmigo aún en la lluvia,
no podemos tomar el dolor ajeno,
pero puedes contar con que a mí sí me importas,
no por tus ganancias mundanales,
pero sí por los sentimientos que compartimos.

Camina conmigo como hermano,
entonces nos podremos entender,
no para que me escuches predicar,
no para que yo te enseñe.
Si nos ayudamos, es por que lo deseamos,
no por obligación, no por dinero.

Camina conmigo como un amigo,
caminemos juntos el sendero largo,
cuando me necesites estaré contigo,
si te caes te prometo levantarte,
acércate amigo y toma mi mano...

Desconozco su autor

El poder del pensamiento

Tus pensamientos se transforman en tu realidad.

Todo comportamiento proviene de los pensamientos que le precedieron.

Todo logro, grande o pequeño, comienza con un pensamiento, con una visión.

Controlando tus propios pensamientos y enfocándolos en un conjunto de metas determinadas y específicas, habrás tomado absoluto control de tu vida.

Desde el preciso instante en que comiences a visualizar tu propio futuro, dejarás de ser una víctima de tus circunstancias.

Nadie puede influir en tus pensamientos a menos que tú lo permitas.

Nadie más que tú puede controlar tus pensamientos.

Selecciona cuidadosamente las personas que tendrán influencia sobre tus pensamientos.

Rodéate de aquellos cuya estructura mental sea positiva, responsable, inteligente y con la mente abierta.

La persona que eres en tu interior determina la persona en la que te conviertes en el exterior.

Tu mente, tu cuerpo y todo el mundo que te rodea, están pidiendo a gritos una dirección, esperando ser moldeados y guiados por tus pensamientos; esperando poder ponerlos de manifiesto.

Piensa en la persona en la que deseas convertirte, porque te convertirás en la persona en la que estás pensando.

Desconozco su autor


sábado, 10 de enero de 2015

El amor

Una palabra tan sencilla de pronunciar, y tan difícil de demostrar, y de llevar a la práctica.

Una palabra que para algunos no significa nada, pero para otros significa darlo todo sin esperar nada a cambio.

Una palabra que más que un sentimiento, es un don, que Dios nos dio a todos para poder hacer milagros y dar esperanza, claro, pocos lo han descubierto, pocos se han dado cuenta que solo es cuestión de buscarlo en su interior, que no necesitan dinero para tenerlo.

Esa palabra que a los desolados y desahuciados les da consuelo y esperanza, ese sentimiento que es eterno y que no hay poder humano que lo destruya.

Ese sentimiento por el cuál muchos han dado la vida, ese sentimiento que deja el egoísmo y la envidia a un lado.

Ese sentimiento que muchos anhelan y pocos tienen.

Si tú tienes ese sentimiento cuídalo, siémbralo y protégelo contra toda tempestad.

Desconozco su autor

Imperfección

Yo sé que no soy perfecto ni tampoco me siento perfecto...

Tengo la certeza de mi imperfección y procuro superarla.

He cometido numerosos y crasos errores, seguramente seguiré errando pero nunca cometeré el mismo error dos veces...

Sé que a medida que deje de equivocarme me iré perfeccionando... porque mis errores, en lugar de rebajarme, me enaltecen.

No procuro evitar equivocarme porque sé que solo quien vive está propenso a equivocarse...

Mi intención consiste en asimilar la enseñanza que todo error trae consigo.

Muchas veces no actuamos para evitar fallar... y al hacerlo evadimos la responsabilidad de vivir.

Vive, arriésgate a cometer errores y aprende siempre de ellos, es la mejor manera de adquirir sabiduría.

Desconozco su autor


viernes, 9 de enero de 2015

La invitación

No me interesa lo que haces para ganarte la vida. Quiero saber cual es tu dolor, y si te atreves a soñar que te permites encontrar lo que tu corazón añora.

No me interesa cuantos años tienes. Quiero saber si te arriesgarías a parecer un tonto por amor, por tus sueños o por la aventura de estar vivo.


No me interesan qué planetas hacen la cuadratura de tu luna. Quiero saber si has tocado el centro de tu propio dolor, si las traiciones de la vida te han abierto o si te has encogido y cerrado por el temor a sentir más dolor! Quiero saber si puedes sentarte con el dolor, mío o tuyo, sin moverte para esconderlo o para resolverlo. Quiero saber si puedes estar con el gozo, tuyo o mío; si puedes danzar, salvajemente y dejar que el Éxtasis te llene hasta las yemas de los dedos de las manos y de los pies, sin advertirnos que debemos tener cuidado y ser realistas, ni recordarnos las limitaciones de ser humanos.


No me interesa si es verdadera la historia que me cuentas. Quiero saber si puedes desilusionar a otra persona para ser auténtico contigo mismo; si puedes soportar la acusación de ser un traidor y no traicionar tu alma. Quiero saber si puedes ser fiel y por lo tanto confiable. Quiero saber si puedes sentir la belleza aún cuando no todos los días son bellos, y si puedes encontrar la fuente de tu vida en SU presencia. Quiero saber si puedes vivir con el fracaso, tuyo o mío, y a pesar de ello pararte a la orilla de un lago y gritar "SI!" al plateado de la luna llena.


No me interesa saber donde vives ni cuanto dinero tienes. Quiero saber si puedes ponerte de pie, después de una noche de dolor y desesperanza, agotado y golpeado hasta los huesos, y hacer lo que hay que hacer por los niños.


No me interesa quién eres, ni cómo llegaste aquí. Quiero saber si permanecerías conmigo en el centro del fuego sin echarte para atrás.


No me interesa donde has estudiado, ni que has estudiado, ni con quién lo has hecho. Quiero saber que es lo que te sostiene desde adentro cuando todo lo demás falla. Quiero saber si puedes estar solo contigo mismo y si te agrada verdaderamente la compañía que buscas en los momentos vacíos.

Oriah soñador de la montaña
, Anciano Indio


Lecciones escondidas

Procura caminar sobre los guijarros sin dejar de admirar la belleza de sus formas y deja a tus ojos el privilegio de contemplar el silencio del amanecer y la gracia de las garzas al describir con sus alas los colores del atardecer.

Afina tus oídos para oír la débil voz de las hojas al caer sobre el camino y anímate a seguir el ritmo de las olas al besar las rocas del serio acantilado.

Aprende de la naturaleza las lecciones escondidas en sutiles fragancias, frágiles cartílagos, e insignificantes escarabajos.

Acepta los consejos de los hombres probos, aunque viejos, porque si bien la razón ilumina, la experiencia es el lenguaje de todos los tiempos.

Esfuérzate por mantener tus manos limpias y tu corazón libre de sobresaltos. Así, cuando llegues al ocaso, podrás salir al encuentro de tu Padre y Creador sin sentir vergüenza de tu vida.

Desconozco su autor


jueves, 8 de enero de 2015

El arte de la amistad

La amistad es el arte de olvidarse por completo de uno mismo, de todos los deseos y las necesidades egoístas, para llegar a conocer la personalidad y el carácter de otro.

Es aprender a aceptar a una persona, no por lo que es exteriormente, sino por lo que revela desde adentro.

Es fortalecerse con las cualidades halladas en un amigo y las experiencias mutuamente compartidas.

Es aprender y llegar a preocuparse por una persona hasta el punto de sufrir cuando ella sufre y de sentir su alegría cuando llega.

La amistad es estar dispuesto a dar sin pensar en recibir nada a cambio, a prestar tu apoyo cuando el otro está débil, a darle tu sonrisa cuando él ha perdido la suya.

La amistad es la fusión de dos almas individuales para formar un espíritu completo, con un lazo común de amor y abnegación.

El arte de la amistad, en su forma más básica, es amor solícito.

Desconozco su autor