miércoles, 29 de abril de 2015

Clases de hombres

Los que pasan la vida soñando y
los que dan vida a sus sueños.

Los que sueñan con logros y
los que logran sus sueños.

Los que siguen las huellas
y los que las dejaron.

Los que ven para poder creer y
los que creen antes de ver.

Los que te pisan al subir y
los que suben a ayudar.

Los que te dan confianza y
los que te la quitan.

Los que dan sin pedir a cambio y
los que te piden el cambio.

Los que escogen una de dos y
los que toman las dos.

Los que se asoman por la ventana y
los que se salen por ella.

Los que hacen, se reproducen y mueren
y los que nacen, producen y nunca mueren.

Desconozco el autor

lunes, 27 de abril de 2015

Tiempo de pasar la página

En cualquier momento de nuestra vida necesitamos pasar la página. Esto significa dejar atrás personas, sentimientos, situaciones y recuerdos para iniciar un camino nuevo. Pero muchas veces decir adiós al pasado exige hacer nuestro mejor esfuerzo.

Hay momentos en los que deseamos, racionalmente, salir de ciertas situaciones o sentimientos definitivamente. Pero la realidad es que emocionalmente no estamos listos para soltarnos o dejarlos ir. Tal vez porque, muy en el fondo, mantenemos la esperanza de que las cosas cambien y vuelvan a ser como fueron, o porque la situación es tan inesperada que nos resulta muy difícil aceptarla y superarla. Otras veces, porque pensamos que no podremos volver a comenzar y que será casi imposible tener una nueva y mejor oportunidad.

Pero lo cierto es que necesitamos aprender a decir adiós, a soltarnos de una etapa de la vida o a una situación determinada, para recuperarnos y poder lanzarnos de lleno a vivir la siguiente etapa, la próxima relación, la nueva situación, y hacerlo sin la añoranza o el peso de lo que vivimos en el pasado y con la alegría, el optimismo y la confianza de que será diferente y positiva.

¿Sabías que no podemos abrirnos a una nueva relación si todavía nos sentimos heridos o tenemos un gramo de añoranza hacia nuestra relación pasada? Solo la dedicación plena y entusiasta a una nueva experiencia, situación o tarea nos permitirá obtener de ella los mejores resultados y la satisfacción, con la condición de que 100% de nuestros recursos intelectuales y emocionales estén comprometidos con la nueva experiencia y habiendo renunciando a la anterior. Mientras no pasemos esa página en el libro de nuestra vida, el cerebro seguirá trabajando secretamente para conseguir el viejo sueño de mantener aquella situación.

Es cierto que soltar, dejar ir o renunciar nos produce una sensación de nostalgia o tristeza, pero, pese a que siempre da algo de miedo iniciar una nueva etapa, es bueno hacerlo con todo el entusiasmo y el optimismo posibles, con la confianza en nosotros y en la vida de que sucederá lo mejor.

Solo quien pasa el dolor de dar por terminada una etapa que fue más placentera en su vida puede disfrutar de todo lo bueno que le traigan las próximas experiencias. Por mucho que nos duela o nos incomode recordar algunas, debemos asumirlas e incorporarlas al proceso que nos llevará a madurar y a crecer a través de ellas. Recuerda que nada sucede por casualidad y que cuando una puerta se cierra es porque ya hay otra abierta.

Maytte Sepulveda

viernes, 24 de abril de 2015

El éxito a través de las dificultades

No esperes el momento oportuno: créalo.

Dad a un hombre resolución y gramática,
y nadie podrá adivinar hasta dónde llegará su éxito.

No pierdas nunca un minuto de tu tiempo:
si un hombre del talento de Gladstone llevaba siempre un libro en el bolsillo, por miedo a dejar escapar un instante de su vida, ¿qué no deberá hacer cualquiera para evitar las pérdidas de tiempo?

No tengas más preocupación que la de escoger tu carrera. ¿Para qué sirves? Esta es la pregunta de la época.

Concentra tu energía en un solo e inmutable fin. No desperdicies el tiempo en vanas dudas ni pienses en muchas cosas, sino en una sola y con obstinación.

No dilapides tu tiempo en sueños sobre el pasado o el futuro; presta atención, en cambio, para aprovechar el momento presente.

Ten siempre buen humor y acostúmbrate a encontrar alegre la existencia. Ten buenos modales. El hombre de buenos modales no necesita riqueza. Encuentra todas las puertas abiertas y sin pagar puede pasar por donde quiera.

El más elevado talento no vale tanto como el tacto y el sentido común. En la carrera de la vida, sólo el sentido común puede facilitar la entrada en la pista. Respétate y ten confianza en ti; es el mejor medio de inspirarla a los demás.

"¡Trabaja o muere!":
éste es el lema de la naturaleza.
Si dejas de trabajar, mueres intelectual, moral y físicamente.

Ten carácter; del carácter viene el éxito.

Sé amante de la exactitud:
veinte cosas a medio hacer no valen tanto como una bien hecha.

Tu vida será lo que hagas de ella.
El mundo nos devuelve lo que le damos.
Aprendamos a obtener provecho de nuestros fracasos.
Nada vale tanto como la obstinación.

El talento duda, anda a tientas, se fatiga;
pero la obstinación está segura de ganar.

Asegúrate salud sólida y larga vida.

La condición esencial del éxito está en ser
'un animal de primera clase'.

Sé breve; termina todo negocio en un dos por tres.

Orison Swett Marden

miércoles, 22 de abril de 2015

La belleza

Y un poeta dijo: Háblanos de la Belleza.

Y él respondió:

¿Dónde buscaréis la belleza y cómo haréis para encontrarla a menos que ella misma sea vuestro camino y vuestro guía?
¿Y cómo hablaréis de ella, a menos que ella misma teja vuestro hablar?

El agraviado y el injuriado dicen: "La belleza es gentil y buena. Camina entre nosotros como una madre joven, casi avergonzada de su propia gloria"

Y el apasionado dice: "No, la belleza es cosa de poder y temor, como una tempestad sacude la tierra bajo nuestros pies y el cielo sobre nosotros."

El cansado y rendido dice: "La belleza es hecha de blandos murmullos. Habló en nuestro espíritu. Su voz se rinde a nuestros silencios como una débil luz que se estremece de miedo a las sombras."

Pero el inquieto dice: "La hemos oído dar voces entre las montañas. Y, con sus voces, se oyó rodar de cascos y batir de alas y rugir de leones."

Durante la noche, los serenos de la ciudad dicen: "La belleza vendrá del este, con el alba."

Y, al mediodía, los trabajadores y los viajeros dicen: "La hemos visto inclinarse sobre la tierra desde las ventanas del atardecer."

En el invierno, dice el que se halla entre la nieve: "Vendrá con la primavera, saltando sobre las colinas."

Y, en el calor del verano, los cosechadores dicen: "La vimos danzando con las hojas de otoño y tenía un torbellino de nieve en su pelo."

Todas estas cosas habéis dicho de la belleza.

Pero, en verdad, hablasteis, no de ella, sino de vuestras necesidades insatisfechas.

Y la belleza no es una necesidad, sino un éxtasis.

No es una sedienta boca, ni una vacía mano extendida.

Sino, más bien, un corazón ardiente y un alma encantada:

No es la imagen que veis ni la canción que oís.

Sino, más bien, una imagen que veis cerrando los ojos y una canción que oís tapándoos los oídos.

No es la savia que corre debajo de la rugosa corteza, ni el ala prendida a una garra.

Sino, más bien, un jardín eternamente en flor y una bandada de ángeles en vuelo eternamente.

Pueblo de Orfalese, la belleza es la vida, cuando la vida descubre su sagrado rostro.

Pero vosotros sois la vida y vosotros sois el velo.

La belleza es la eternidad que se contempla a sí misma en un espejo.

Pero vosotros sois la eternidad y vosotros sois el espejo.

KHALIL GIBRÁN


jueves, 16 de abril de 2015

Aprendamos a ser cariñosos con nuestra mente

No nos odiemos por tener pensamientos negativos.
Podemos considerar que estos pensamientos nos "construyen", y no que nos "derriban".

No tenemos por qué culparnos por experiencias negativas.
Podemos aprender de ellas.
Ser cariñosos con nosotros mismos quiere decir dejar de culparnos, dejar de sentirnos culpables, acabar con todo castigo y con todo dolor.

También puede ayudarnos la relajación.
La relajación es absolutamente esencial para comunicarnos con el Poder interior, porque si uno está tenso y asustado corta, obstruye su energía.

Sólo lleva unos pocos minutos al día permitir al cuerpo y a la mente abandonarse y relajarse.

En cualquier momento puedes cerrar los ojos, hacer unas cuantas respiraciones profundas y liberar cualquier tensión que lleves contigo.

Al respirar, céntrate y di en silencio "Te quiero, Todo está bien"

Verás cómo te sientes mucho más tranquilo.
Así te envías mensajes que te dicen que no tienes por qué ir por la vida continuamente asustado.

Del libro: El Poder está dentro de Ti. Louise L. Hay


miércoles, 15 de abril de 2015

Alicia en el país de las maravillas

ALICIA LE HABLA AL GATO CHESHIRE

(…)se interrumpió al ver al gato de Cheshire instalado en la copa de un árbol.

El gato sonrió apenas vio a Alicia lo que la hizo suponer que el animalito tenía buen carácter a pesar de que mostraba unas garras muy largas y una gran cantidad de dientes. Esto último indicaba que se le debía tratar con respeto.

-Mínino, mínino... -llamó Alicia tímidamente, sin estar muy segura de si al gato le gustaría que le llamasen así—. ¿Podría decirme, por favor, por qué camino debo seguir?

-Eso depende, en gran parte, del sitio a donde quieras ir –repuso el gato.

-No me importa mucho donde sea...-declaró Alicia.

-Entonces no tiene importancia el camino que sigas... -contestó el gato.

-...siempre que llegue a alguna parte -agregó la muchacha, como para completar la explicación.

-¡Ah!, dijo el gato: -ten la seguridad de que llegarás, sobre todo si caminas bastante, añadiendo:

¡...Nadie camina la vida sin haber pisado en falso muchas veces!"

Lewis Carroll


martes, 14 de abril de 2015

El pescador

Un banquero de inversión americano estaba en el muelle de un pueblito costero mexicano cuando llegó un botecito con un solo pescador. Dentro del bote había varios atunes amarillos de buen tamaño. El americano elogió al mexicano por la calidad del pescado y le pregunto: — ¿Cuánto tiempo le tomó pescarlos?
—Sólo un poco tiempo —respondió el mexicano.
— ¿Porqué no permaneces más tiempo y sacas más pescado?, el americano luego le preguntó.
El mexicano dijo que él tenía lo suficiente para satisfacer las necesidades inmediatas de su familia.
—Pero... ¿qué haces con el resto de tu tiempo?, el americano luego preguntó.
—Duermo hasta tarde, pesco un poco, juego con mis hijos, me hecho una siesta con mi señora, voy todas las noches al pueblo donde tomo vino y toco guitarra con mis amigos. Como ves, tengo una vida divertida y ocupada, dijo el pescador mexicano.
El americano replicó: —Soy un MBA de Harvard y podría ayudarte. Deberías gastar más tiempo en la pesca, con los ingresos comprar un bote más grande, con los ingresos del bote más grande podrías comprar varios botes, eventualmente tendrías una flota de botes pesqueros. En vez de vender el pescado a un intermediario lo podrías hacer directamente a un procesador, eventualmente abrir tu propia procesadora. Deberías controlar la producción, el procesamiento y la distribución. Deberías salir de este "pinche" pueblo e irte a Ciudad de México, luego a Los Ángeles y eventualmente a Nueva York, donde manejarías tu empresa en expansión.
El pescador mexicano preguntó: —Pero, ¿cuánto tiempo tarda todo eso?
A lo cual respondió el americano: —Entre 15 y 20 años.
— ¿Y luego qué?
El americano se rió y dijo que ésa era la mejor parte: —Cuando llegue la hora deberías anunciar un IPO (Oferta inicial de acciones) y vender las acciones de tu empresa al público. Te volverás rico, tendrás millones.
—Millones... ¿y luego qué?
Dijo el americano: —Luego te puedes retirar. Te mueves a un pueblito en la costa donde puedes dormir hasta tarde, pescar un poco, jugar con tus hijos, echar una siesta con tu mujer, ir todas las noches al pueblo a tomar vino y tocar la guitarra con tus amigos.
El pescador respondió: -¿Acaso eso no es lo que tengo ya?
Si lloras por haber perdido el Sol, las lágrimas no te dejaran ver las estrellas ¡LA FELICIDAD ES UN TRAYECTO, NO UN DESTINO!

Autor Desconocido


domingo, 12 de abril de 2015

Felices

FELICES
Los que saben reírse de sí mismos,
porque nunca terminarán de divertirse.

FELICES
los que son suficientemente inteligentes
como para no tomarse en serio a sí mismos,
porque serán apreciados por quienes les rodean.

FELICES
los que saben descansar y dormir sin buscar excusa,
porque llegarán a ser sabios.

FELICES
los que saben distinguir una montaña de una piedra,
porque evitarán muchos inconvenientes.

FELICES
los que están atentos a las necesidades
de los demás sin sentirse indispensables;
porque serán portadores de alegría.

FELICES
los que saben mirar con seriedad las pequeñas cosas
y con tranquilidad las cosas grandes;
porque irán lejos en la vida.

FELICES
los que saben apreciar una sonrisa y olvidar un desprecio;
porque su camino estará pleno de sol.

FELICES
los que piensan antes de actuar y rezan antes de pensar;
porque no se turbarán en lo imprevisible.

FELICES
los que saben escuchar y callar;
porque aprenderán cosas nuevas.

FELICES
los que saben callar y ojalá sonreír
cuando se les quita la palabra, se los contradice;
o cuando les pisan los pies,
porque el Amor empieza a penetrar en su corazón.

FELICES
los que son capaces de interpretar con benevolencia
las actitudes de los demás,
porque conocen el valor de la Caridad.

FELICES
los que saben reconocerse a sí mismos en todo lo que encuentran;
porque habrán hallado la Paz y la verdadera Sabiduría.

DESCONOZCO EL AUTOR

jueves, 9 de abril de 2015

Nunca

Nunca pienses me siento solo, piensa a quien puedes acompañar

No digas nadie me oye, ve con quien necesita ser oído

No te pares desalentado, busca quien necesita tu aliento

Nunca digas estoy triste, ve con el que sufre y regálale tu sonrisa

No digas no puedo mas y levanta al que se hundió en el desanimo

Jamás digas soy el mas desgraciado, por que siempre hay alguien que lo es más que tú.

Solo ofreciendo,

dando,

buscando...

hallarás.

¡Adelante disponte a ofrecerte para tenerlo todo y vivir la vida!

Desconozco a su autor

El Profesor que reto a sus estudiantes.

¿Existe el MAL?
El profesor universitario retó a sus alumnos con esta pregunta.
¿Dios creó todo lo que existe?"
Un estudiante contestó valiente:
- Sí, lo hizo.
- ¿Dios creó todo?, pregunto nuevamente el profesor.
- Sí señor, respondió el joven.
El profesor contestó...
- “Si Dios creó todo, entonces Dios hizo al mal, pues el mal existe”. Y bajo el precepto que nuestras obras son un reflejo de nosotros mismos, entonces “Dios es malo”.
El estudiante se quedó callado ante tal respuesta.
Y el profesor, feliz, se jactaba de haber probado una vez más que la fe era un mito.
Otro estudiante levantó su mano y dijo:
- ¿Puedo hacer una pregunta, profesor?
Por supuesto, respondió el profesor.
El joven se puso de pie y preguntó:
- ¿Profesor, existe el frío?
El profesor respondió:
- ¿Qué pregunta es esa? Por supuesto que existe, ¿acaso usted no ha tenido frío?
El muchacho respondió:
- “De hecho, señor, el frío no existe. Según las leyes de Física, lo que consideramos frío, en realidad es la ausencia de calor. Todo cuerpo u objeto es susceptible de estudio cuando tiene o transmite energía, el calor es lo que hace que dicho cuerpo tenga o transmita energía. El cero absoluto es la ausencia total y absoluta de calor, todos los cuerpos se vuelven inertes, incapaces de reaccionar, pero el frío no existe. Hemos creado ese término para describir cómo nos sentimos si no tenemos calor”.
- Y, ¿existe la oscuridad? Continuó el estudiante.
El profesor respondió:
- Por supuesto.
El estudiante contestó:
- Nuevamente se equivoca, Señor, la oscuridad tampoco existe. La oscuridad es en realidad ausencia de luz. La luz se puede estudiar, la oscuridad no, incluso existe el prisma de Nichols para descomponer la luz blanca en los varios colores en que está compuesta, con sus diferentes longitudes de onda. La oscuridad no. Un simple rayo de luz rasga las tinieblas e ilumina la superficie donde termina el haz de luz. ¿Cómo puede saber cuan oscuro está un espacio determinado? Con base en la cantidad de luz presente en ese espacio, ¿no es así? Oscuridad es un término que el hombre ha desarrollado para describir lo que sucede cuando no hay luz presente”.
Finalmente, el joven preguntó al profesor:
-Señor, ¿existe el mal?
El profesor respondió:
-Por supuesto que existe, como lo mencioné al principio, vemos violaciones, crímenes y violencia en todo el mundo, esas cosas son del mal.
A lo que el estudiante respondió:
-El mal no existe, señor, o al menos no existe por si mismo.
El mal es simplemente la ausencia de Dios, es, al igual que los casos anteriores un término que el hombre ha creado para describir esa ausencia de Dios.
Dios no creó al mal.
No es como la fe o el amor, que existen como existe el calor y la luz.
El mal es el resultado que la humanidad no tenga a Dios presente en sus corazones. Es como resulta el frío cuando no hay calor, o la oscuridad cuando no hay luz.
Entonces el profesor, después de asentar con la cabeza, se quedó callado.
Dicen que el joven se llamaba ALBERT EINSTEIN

miércoles, 8 de abril de 2015

Cuenta tu jardín

Cuenta tu jardín por las flores
No por las hojas caídas
Cuenta tus días por las horas doradas
Y olvida las penas habidas
Cuentas tus noches por estrellas
No por sombras
Cuenta tu vida por sonrisas
No por lagrimas
Y para tu gozo en esta vida
Cuenta tu edad por VIDA
No por años

DESCONOZCO EL AUTOR

martes, 7 de abril de 2015

Dudas

Hu-Ssong, filósofo oriental, hablaba con dos de sus discípulos.

Le dijo uno:

- Maestro: tengo muchas dudas.

- Aprenderás bastante - le respondió Hu-Ssong.

Otro le dijo:

- Maestro: no tengo ninguna duda.

- Jamás aprenderás nada - le indicó el maestro. Y explicó:

- El que duda busca; el que no duda piensa que lo ha encontrado todo ya, y entonces deja de pensar. La incertidumbre del que duda enseña más que la certeza del que cree saberlo todo. La duda nos hace humildes; de la absoluta certidumbre nace la soberbia.

- Tienes razón - dijeron los alumnos.

Y Hu-Ssong contestó:

- Lo dudo.