domingo, 11 de enero de 2015

Toma mi mano y camina conmigo

Camina conmigo aún en la lluvia,
no podemos tomar el dolor ajeno,
pero puedes contar con que a mí sí me importas,
no por tus ganancias mundanales,
pero sí por los sentimientos que compartimos.

Camina conmigo como hermano,
entonces nos podremos entender,
no para que me escuches predicar,
no para que yo te enseñe.
Si nos ayudamos, es por que lo deseamos,
no por obligación, no por dinero.

Camina conmigo como un amigo,
caminemos juntos el sendero largo,
cuando me necesites estaré contigo,
si te caes te prometo levantarte,
acércate amigo y toma mi mano...

Desconozco su autor

El poder del pensamiento

Tus pensamientos se transforman en tu realidad.

Todo comportamiento proviene de los pensamientos que le precedieron.

Todo logro, grande o pequeño, comienza con un pensamiento, con una visión.

Controlando tus propios pensamientos y enfocándolos en un conjunto de metas determinadas y específicas, habrás tomado absoluto control de tu vida.

Desde el preciso instante en que comiences a visualizar tu propio futuro, dejarás de ser una víctima de tus circunstancias.

Nadie puede influir en tus pensamientos a menos que tú lo permitas.

Nadie más que tú puede controlar tus pensamientos.

Selecciona cuidadosamente las personas que tendrán influencia sobre tus pensamientos.

Rodéate de aquellos cuya estructura mental sea positiva, responsable, inteligente y con la mente abierta.

La persona que eres en tu interior determina la persona en la que te conviertes en el exterior.

Tu mente, tu cuerpo y todo el mundo que te rodea, están pidiendo a gritos una dirección, esperando ser moldeados y guiados por tus pensamientos; esperando poder ponerlos de manifiesto.

Piensa en la persona en la que deseas convertirte, porque te convertirás en la persona en la que estás pensando.

Desconozco su autor