martes, 14 de julio de 2015

Separa los hechos de las opiniones

Cuando una persona tiene un desorden en su mente, debido a que trata de retener todo lo que tiene que hacer, más todo lo que piensa que no debió hacer en el pasado, se torna muy ineficiente en la vida.

No hay problema que sea tan grande que no pueda resolverse. Pero se hace difícil la vida cuando éstos se acumulan, se unen a sentimientos de culpa, a temores y a preocupaciones.

¿Cuántas veces no te ha ocurrido que has estado meses sufriendo por algo que temes, pensando qué consecuencias puede traer si ocurre tal o cual acontecimiento? Y después de vivir semanas o meses de angustia, te das cuenta que las cosas no fueron tan terribles como las habías pensado. E incluso, ¡a veces ni siquiera ocurre lo que tanto temiste! Pero, entretanto, sufriste y hasta te enfermaste.

Las preocupaciones no sirven. Lo único útil es ocuparse, no pre-ocuparse. Analiza los hechos de lo que puede ocurrir y qué harás en cada alternativa. No le sumes tus emociones y temores. Separa los hechos de las opiniones. Mejor aún si escribes las opciones que tomarás si llega a suceder. Y ahora, despreocúpate. Ya llegará el tiempo de ocuparse.

Desconozco a su autor


Hacer lo que sea

Puedes hacer prácticamente cualquier cosa. Piénsalo. Piensa en el extraordinario potencial que significa el solo hecho de estar vivo. Luego agrega la gran cantidad de conocimientos y la poderosa tecnología que tienes a tu disposición.
Las oportunidades de llevar una vida positiva, plena y creativa son prácticamente infinitas.
Cuando te enfrentes con un problema desafiante o una situación difícil ten presente que tú puedes hacer prácticamente cualquier cosa, y que tienes a tu alcance un mundo lleno de recursos. Evita concentrarte demasiado en el problema en sí mismo, porque eso limita tu perspectiva.
Haz un esfuerzo por pensar en las posibilidades prácticamente ilimitadas que tienes a tu alcance.
Ten siempre presente que tu verdadera naturaleza es ser flexible, creativo y efectivo. El solo hecho de estar vivo y poder pensar por tí mismo, pone en tus manos habilidades increíbles. Aprovéchalas al máximo. Recuerda, puedes hacer casi cualquier cosa.

Desconozco a su autor