martes, 10 de noviembre de 2015

Aumentar la confianza en nosotros mismos

Para aumentar nuestra confianza, debemos tener en cuenta lo siguiente:

– La confianza está basada en el conocimiento personal. Un conocimiento real sobre nuestras cualidades y limitaciones, de tal forma que nos permita conocer cómo somos y cómo actuamos ante determinadas circunstancias, nos permitirá aumentar la confianza y seguridad en nosotros mismos. Este esfuerzo por conocernos debe ser continuo ya que, conforme pasa el tiempo, nosotros vamos cambiando.

– Debemos analizar nuestras debilidades o todo aquello en lo que fallamos para ver de qué manera, podemos corregirnos o superarnos.

– Es muy importante huir de las personas que tratan de minar nuestra confianza, humillándonos y ridiculizándonos constantemente o simplemente ignorándonos. No todas las personas son merecedoras de nuestra amistad, no perdamos el tiempo tratando de conseguir su amistad.

– Tenemos que vivir informados y sabiendo lo que hacemos en todo momento para poder ser más libres en nuestras opiniones y elecciones, y no dejarnos llevar por las de los demás.

– Ser sinceros con nosotros mismos y no pretender dar una imagen que no corresponde con la realidad, debemos mostrarnos tal y como somos sin falsas apariencias.

– Tener pensamientos positivos sobre nosotros. “Voy a conseguirlo” o “yo sí puedo hacerlo”. Son pensamientos que nos reafirman en nuestras posibilidades de lograr algún objetivo propuesto, que nos ayudan a superarnos y a obtener resultados positivos en las expectativas propuestas.

– Aceptar las críticas si son constructivas y bien intencionadas o rechazarlas sin darle excesiva importancia.

Trinidad Aparicio Pérez


Amor, energía, poder

El amor es la única experiencia real y duradera de la vida. Es lo contrario del miedo, es la esencia de la creatividad, la gracia del poder. Es la energía que nos conecta y vivie en nuestro interior.

El amor es el único don de la vida que no perdemos nunca y es lo único que podemos dar de verdad. En este mundo de ilusiones y espejismos, el amor es la fuente de la verdad.

Sin embargo, nos resulta difícil amar a las personas simplemente por ellas mismas, pareciera que buscamos excusas para no amarlas.

Solo se encuentra paz y felicidad en el amor cuando nos olvidamos de poner condiciones. Generalmente imponemos las condiciones más duras a quienes “más amamos”. Y éstas son lastres con los que cargamos nuestras relaciones. Es necesario entender que el sentimiento que buscamos consiste en dar, no en recibir.

Si medimos el amor que recibimos nunca nos sentiremos amados sino estafados, el acto de medir no es un acto de amor.

Cuando no nos sentimos amados no es porque no recibimos amor, sino porquereprimimos el nuestro.

La reacción ante una discusión o conflicto nunca debería ser retener nuestro amor hasta que respondan a nuestras expectativas… podríamos esperar ¡ para siempre !

Si amamos -a pesar de que lo que hagan no nos guste– veremos desatarse el poderdel universo y se nos abrirán los corazones con ternura.

Elisabeth Kübler-Ross